info@cantineoqueteveo.run

Webs personales

Todos somos una marca

Webs personales Branding

Tal vez esta afirmación resulte sorprendente, pero no debería. Guste o no reconocerlo, este mundo tiene más talento que demanda. Si alguien quiere sobresalir en cualquier actividad, no basta con que sea brillante. Además, tiene que construir su marca personal. Y, sobre todo, debe difundirla.

En esta página se ofrecen algunos consejos acerca de las técnicas más eficaces para crear, mantener y difundir una marca propia. Algo que exige la implantación de una herramienta imprescindible: la web personal.

¿Cuál es el objetivo?

Sea la actuación, la música, el baile o cualquier otro, lo que está fuera de toda duda es que quien aspira al éxito debe hacer que su nombre y sus talentos sean conocidos por el mayor número de personas posible.

Y ¿cómo hacerlo? Lo mejor es una estrategia integrada, en la que el centro de todo será la web personal. Para eso, resulta imprescindible:

Un discurso convincente. No basta con tener talento: hay que venderlo. Es imprescindible crear una historia personal, que destaque las mejores habilidades y describa hasta dónde quiere uno llegar.

Presencia en redes sociales. Allí es donde se consiguen contactos. Son un medio idóneo para hacerse notar, anunciar novedades o actualizaciones del blog y sobre todo para interactuar con las personas que pueden beneficiar la carrera del titular de la web.

Y, sobre todo, una buena web personal. Una web que refleje lo que realmente se es, profesionalmente diseñada y –esto es lo más importante– que pueda actualizarse con frecuencia. De este modo, se atrae público a la página y se le mantiene informado permanentemente.

La importancia del mensaje

Tener una web no solo es importante para conseguir que te encuentren, además tu marca debe tener algo que decir, una identidad propia, como las pulseras con mensaje.

Un sistema económico y eficaz para ganar visibilidad en internet

Hoy, crearse una web personal es bastante sencillo, con independencia de los conocimientos de informática que se tengan. Existes servicios adaptados a todo el mundo, desde el novato hasta el experto, que permiten estar presente en la red.

Pero ¿qué se puede mostrar en una web personal, que pueda interesar a los demás? La respuesta es simple: es asombrosa la cantidad de cosas que se pueden mostrar.

El blog personal. Los blogs son hoy la herramienta de comunicación más popular. Nacieron a mediados de la década de los 90 del siglo pasado, como diarios en línea (su nombre actual es una contracción de weblog, que viene a significar “cuaderno de bitácora web”. El cuaderno de bitácora es el diario donde los marinos anotan las incidencias diarias de la navegación).

Muchos blogs alcanzan una altísima popularidad y en algunos casos acaban siendo una notable fuente de ingresos para sus autores. Lo importante es buscar un tema que despierte interés y, sobre todo, constancia. Escribir con una frecuencia prefijada y atenerse a ella.

Es importante ser original. El blog puede hablar de infinidad de cosas: la vida diaria, pensamientos personales, gustos y preferencias, las experiencias profesionales o académicas. Incluso se pueden insertar imágenes, vídeos o música. Todo vale si es útil para ganar audiencia.

Otro recurso muy interesante es el portfolio. Fotógrafos, diseñadores gráficos o industriales o artistas plásticos tienen en la web personal todo un escaparate para demostrar la obra personal y el talento a todo el mundo.

El portfolio debe ser visualmente muy cuidado. Lo importante es que las obras que se muestren tengan el máximo protagonismo. Para ello existen infinidad de herramientas, entre las que podemos destacar lightbox, que permite ampliar fácilmente cada imagen y mostrarla en todo su esplendor.

Es importante el diseño del portfolio. También debe transmitir propia concepción que tiene el autor acerca de su trabajo. Más adelante se ofrecen algunas herramientas para poder hacerlo con facilidad y los mejores resultados.

También es importante incluir un cv online. El curriculum ofrece a los posibles empleadores una visión completa de la carrera profesional, especialidades, experiencias y puntos fuertes. El currículum quedará abierto a todo el mundo, multiplicando la empleabilidad. Hoy es casi imprescindible tener un cv online y accesible a todo el que pueda tener interés en nuestro perfil.

Es importante que sea sintético y fácil de leer. También hay que incluir foto y ofrecer una copia para descargar o imprimir en pdf.

Por supuesto, no podíamos olvidar los vídeos. Las personas que se dedican a la danza o al arte dramático, ya sean estudiantes o profesionales, sin duda tienen imágenes de sus actuaciones o ejercicios. Son excelentes para aprovechar la ocasión. Las webs para actores y bailarines son una excelente vía de promoción profesional. Solo hay que seleccionar las mejores intervenciones y subirlas a la red para ponerlas al alcance de directores de casting, coreógrafos, productores de cine y/o teatro, agencias de publicidad…

Es importante ser selectivo. La muestra debe ser representativa, pero no demasiado abundante, porque entonces se corre el peligro de que el posible empleador se pierda.

Para los músicos, ya sean cantantes, instrumentistas o bandas, la web personal es un lugar fantástico desde donde los fans, las agencias de contratación, discográficas, de promoción, etc. pueden acceder con facilidad y escuchar nuestra música. Gracias a la tecnología, ahora es más fácil y económico que nunca grabar canciones y dar a conocer nuestra obra.

Es importante que las grabaciones sean de buena calidad. También hay que decidir si están disponibles solo para escuchar o, también, para descargas en MP3 que pueden escucharse en otros dispositivos.

Y, finalmente, el escritor necesita una web personal donde mostrar sus creaciones. Las editoriales siempre andan en busca de material interesante, pero tienen que verlo. Una web es el medio donde el escritor puede demostrar, no solo su talento, sino su carácter activo, cosa que es muy importante hoy.

También pueden autoeditarse nuestros libros y venderlos en formato papel o e-book. Si tienen buena acogida, este canal será mucho más rentable que las editoriales. Del mismo modo, pueden anunciarse en la web y venderse en plataformas especializadas como Amazon.

Es importante regalar algo de material, tal vez un cuento, un capítulo de una novela o el índice, si se trata de un libro técnico. Así, el público, ya sean editores o lectores, podrán degustar una parte de ese talento.

Una web personal abre un mundo de posibilidades profesionales y también personales. Pero lo más importante es saber cómo puede hacerse.

Aquí se ofrecen algunos consejos.

¿Qué debe tener una web personal?

Puede hablarse aquí de dos temas importantes: la estructura y el posicionamiento en buscadores:

Webs personales

La estructura

Cada uno puede hacer su página personal como quiera, por supuesto. Pero si el objetivo es que sea accesible y usable por la audiencia, es mejor dedicar un rato a estructurarla. Así el trabajo será más rápido y eficiente y el resultado será mucho mejor.

Idealmente, la web personal debe tener estas características:

Una página de inicio (“Home”), donde se resume brevemente la intención que anima al autor. No es bueno que esté cargada de información: esta debe distinguirse con claridad. También debe tener enlaces bien visibles al resto de secciones.

Asegurarse de que sea un fiel reflejo de lo que se desea comunicar. En un solo golpe de vista debe verse el propósito de la página (presentarse como profesional, mostrar el trabajo, etc.)

Una página “sobre el autor”. Ahí pueden insertarse el currículum, algunas imágenes y, si es posible, algunos testimonios que den fe de la calidad del trabajo.

Asegurarse de que el currículum sea descargable.

Una muestra de trabajo. Fotografía, vídeos, música, literatura… hay que compartir una parte del talento y así los demás podrán hacerse una idea clara de lo que el autor tiene para ofrecer.

Asegurarse de dejar claras las condiciones de uso de tu trabajo.

Una página de contacto. Si se lanza una web es para que los posibles clientes o empleadores puedan contactar con el autor. Por eso hay que incluir siempre un formulario donde puedan dejar sus datos.

Asegurarse de enviar un correo a todos los contactos, agradeciéndoles el interés.

Y también un blog. El blog servirá para publicar noticias acerca del trabajo, actualizaciones y toda clase de novedades. También puede usarse como medio de expresión.

Asegurarse de ser interesante. Y, sobre todo, de alimentar el blog regularmente. Lo mejor es elegir una frecuencia (diaria, semanal, dos veces por semana…) y respetarla siempre.

Conseguir el mejor posicionamiento en buscadores

Este capítulo es importante si lo que se desea es ser encontrado con facilidad en Google u otros buscadores. Aunque es preferible dejar esta labor en manos de especialistas, hay algunos consejos básicos:

Elegir una palabra (o conjunto de palabras) clave. Por ejemplo, “danza contemporánea”, “arte dramático” o “guitarrista de estudio”. Hay que procurar que esa palabra aparezca varias veces en la web. Sobre todo, en el título.

Poner enlaces internos (dentro de la página) y externos (a otras webs). Eso mejora el posicionamiento.

Google castiga los “trucos sucios”, como textos escritos en el mismo color que el fondo o textos sin sentido. Los textos deben ser naturales y comprensibles.

Con estos tres consejos, puede empezarse a buscar el posicionamiento en los buscadores.

Y, para terminar, ¿dónde conseguir una web personal?

Existe una infinidad de alternativas, y aunque hay una en concreto especialmente recomendable, conviene repasar todas.

Existen muchos servicios gratuitos donde se puede crear una web personal. About.me es un buen ejemplo. Es un sistema sencillo pero tiene un gran inconveniente, la ausencia de control sobre la página. Además, no permite acceder a estadísticas de acceso y tampoco se puede comprobar el posicionamiento en buscadores.

Otra opción es acudir a servicios de pago. La ventaja de ellos es la infinidad de herramientas que aportan para crear una web; incluso proporcionan textos adecuados a la actividad. Pero el sistema de diseño, aunque es práctico, es limitado y parece tener problemas de posicionamiento.

También es gratuito wordpress.com: un servicio de alojamiento de blogs que también puede usarse como página personal. Ofrece muchos diseños gratuitos y de pago y la posibilidad de crear páginas muy completas. Es una buena forma de iniciarse en el mundo de las webs personales. Su posicionamiento en buscadores, aunque no es óptimo, es bastante decente. ¿Desventajas? Tiene una capacidad limitada y muchos servicios interesantes son de pago.

Web personal

Por eso, lo ideal es montar una web personal propia. Desde luego, es muy recomendable hacer pruebas previas en algún servicio gratuito. Así se gana experiencia y soltura. Pero, si de verdad se desea tener un control total sobre el diseño, los textos y el posicionamiento de la página, estos consejos pueden servir:

Conseguir un dominio propio. El dominio es la dirección web: por ejemplo, “google.com”. Conseguir dominio (con el nombre particular o la descripción de la actividad) es un proceso muy simple y barato: a partir de 10 euros al año. La mayoría de los proveedores de hosting son agentes registradores y tramitarán el dominio, que pasará a ser del usuario durante un año renovable.

Hacerse con un alojamiento. Los mismos proveedores de hosting ofrecen alojamiento. Hay infinidad de planes y precios, algunos incluso gratuitos (no muy recomendables) y la ventaja es un control al cien por cien de la página personal.

Crear la web. Se puede acudir a un profesional o intentarlo uno mismo. Si se elige lo segundo, es recomendable usar un CMS como el mismo Wordpress. También vale la pena bajar una plantilla o tema. Hay decenas de miles, tanto de pago como gratuitas, y siempre puede encontrase uno que se adapte a las necesidades. Eso sí, los CMS requieren algo de paciencia hasta que se alcanza su dominio. No obstante, es fácil encontrar en internet buenos tutoriales.

Si se opta por un diseñador web, hay que asegurarse de que sea de confianza y cerrar el precio antes de empezar. Es importante planificar adecuadamente la página para que el diseñador pueda confeccionarla con la mayor velocidad y las mínimas molestias.

Como puede verse, no es tan difícil. Hay que planificar previamente, haciendo un dibujo mental o real de la web, escribir los textos y reunir todos los materiales: currículum, fotos, vídeos… Una vez todo reunido, solo hay que elegir el sistema más adecuado. Será fácil descubrir que una web personal es la mejor herramienta de promoción.